1 evento en vivo

Gobierno de Brasil recorta más de 13.000 millones de dólares de presupuestos

29 mar 2017
20h02
  • separator
  • comentarios

El Gobierno de Michel Temer anunció hoy un recorte de 42.100 millones de reales (unos 13.500 millones de dólares) en distintas partidas presupuestarias para equilibrar las cuentas en el contexto de crisis que vive Brasil.

El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, adelantó que esta decisión responde a la necesidad de frenar el déficit de las cuentas públicas y apuntó que el Gobierno no prevé por el momento aumentar los impuestos.

El titular de Planeamiento, Dyogo Oliveira, señaló también que en los recortes se distribuirán "de forma proporcional" a los presupuestos de los distintos departamentos.

Los recortes en el presupuesto, así como el aumento de la recaudación con el fin del régimen fiscal del que se beneficiaban varios sectores de la economía, deben servir para cubrir los 58.200 millones de reales (unos 18.650 millones de dólares) que faltan para cerrar el presupuesto federal y lograr alcanzar la meta fiscal marcada para este año.

La mayoría del dinero que será recortado del presupuesto general saldrá de cortes en los ministerios, calculados en 20.100 millones de reales (6.450 millones de dólares) y en el Programa de Aceleración de Crecimiento, con un ajuste de 10.500 millones de reales (3.365 millones de dólares).

También se recortarán 5.400 millones de reales (1.730 millones de dólares) de Enmiendas Parlamentarias Obligatorias y otros 6.100 millones de reales (unos 1.955 millones de dólares) en Enmiendas no obligatorias.

El Gobierno brasileño espera que con el fin de la exoneración de tributos anunciada hoy en varios sectores de la economía la recaudación suba en unos 4.800 millones de reales (unos 1.540 millones de dólares) este año.

"Esta medida no está considerada de hecho un aumento de impuestos. Es la eliminación de una opción adoptada por el Gobierno anterior y que no funcionó. No es un aumento de impuestos", dijo Meirelles.

El Gobierno de la expresidenta Dilma Rousseff inició a mediados de 2011 la concesión de exoneración en el pago de tributos a varios sectores de la economía, con el fin de generar la creación de puestos de trabajo y mejorar la competitividad de las empresas nacionales.

Según cifras oficiales, el fisco dejó de recaudar con estas exoneraciones entre 2012 y 2016 hasta 77.900 millones de reales (unos 25.000 millones de dólares).

Actualmente, unas 40.000 empresas del país y más de 50 sectores de la economía brasileña se benefician de este régimen especial.

El Gobierno busca cubrir un déficit presupuestario de 58.200 millones de reales (unos 18.650 millones de dólares), provocado principalmente por una caída en el crecimiento económico, inicialmente proyectado en el 1,6 % y que el Gobierno redujo recientemente al 0,5 %.

Brasil vive la peor recesión de su historia, tras una contracción de su producto interior bruto (PIB) de un 3,8 % en 2015, el peor resultado en 25 años, y un 3,6 % en 2016, encadenando por primera vez desde 1931 dos años seguidos en negativo.

La crisis se agrava con el aumento del desempleo, que roza los 13 millones en el país, y una tasa básica de interés que llegó en 2016 al 14,25 %, en un intento del Banco Central de frenar la inflación, que había alcanzado el 10,67 % en 2015, pero que encareció y restringió el acceso al crédito, e hizo disminuir el consumo interno.

Para revertir la situación, el Gobierno de Michel Temer lanzó un duro plan de recortes y ajustes económicos, que el Ejecutivo confía en que permitan a Brasil frenar la recesión y crecer un tímido 0,5 por ciento este año.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad