publicidad
10 de septiembre de 2012 • 08:40

Cómo Google quiere vencer a Apple en la guerra de mapas

El nuevo sistema operativo iOS 6 de Apple no incluirá Google Maps
Foto: Google / Divulgação
 

Esta semana se espera una importante subida de tono en la batalla que enfrentan Apple y Google en lo que respecta a servicios de mapeado a través de internet.

El nuevo sistema operativo para iPhone y iPads iOS 6, no incluirá esta vez a Google Maps, lo que podría representar un duro golpe para las ventas en publicidad de Google, así como para su capacidad de recopilar datos que les permitan saber cómo la gente usa su programa.

Hasta ahora Google había dominado el mundo de los mapas para móviles. Android y iOS acaparan el 85% de las ventas globales de celulares inteligentes y un porcentaje incluso mayor en tabletas, según la firma de análisis tecnológico IDC.

Quizás es por este motivo que el hombre al mando de Google Maps, Brian McClendon, quien rara vez concede entrevistas, accediera hablar en exclusiva con la BBC sobre el asunto y explicar por qué creen que los mapas del gigante buscador seguirán manteniendo su liderazgo.

Inversión en datos

"Creo que cualquier compañía que dependa de datos por licencia enfrentará los mismos retos que nosotros enfrentamos en 2008", arranca McClendon, en referencia al hecho de que el producto de Apple dependerá de datos proporcionados por la firma holandesa TomTom.

"La cantidad de inversión que estamos llevando a cabo en crear mapas de datos en lugar de depender de licencias es significativo, y la diferencia se puede medir en cada uno de los países del mundo", explicó.

Google lanzó su tecnología de mapas en Reino Unido y Estados Unidos en 2005. Al principio dependía de los datos de ubicación de terceros, pero en tres años extendió el servicio a 22 países. Aunque los ingenieros trabajando en el proyecto no estaban convencidos con su uso y utilidad.

"Lo que queríamos era un mapa más profundo y comprensible", aclara McClendon. "Decidimos empezar un proyecto llamado Ground Truth, para contruir nuestros propios mapas de la nada. Empezaríamos con datos por licencia y encontraríamos la forma de poder ser dueños de los datos y mejorar desde ahí".

Esto se hizo con la amalgama de datos de mapas obtenidos de terceras partes con las imágenes de satélite del propio Google, así como información de nuevo servicio de Street View.

Cómo se fabrica el Street View

Las imágenes de Street View son recopiladas por autos equipados con cámaras de nueve lentes que circulan por las calles tomando fotos panorámicas allá donde van.

Estas fotografías se cuelgan en internet, lo que permite a los usuarios tener una visión de 360º de un área, ampliar una zona o seleccionar una imagen para ir de un punto a otro.

Pero las computadoras de Google también analizan las imágenes para identificar signos en la calle, límites de velocidad, direcciones, nombres de negocios, sentido de una determinada calle y otras informaciones. Luego, son seres humanos los que están a cargo de revisar cada área para corregir errores antes de incorporar estos datos al mapa.

"No se puede subestimar los beneficios de tener Street View", dice McClendon, "tenemos más de 20 petabytes (21.500 millones de megabites) de imágenes y hemos publicado más de ocho millones de kilómetros de calles".

El sistema también cuenta con la posibilidad de que los usuarios del mapa puedan "reportar un problema", que se actualizan rápidamente.

Las ventajas de no depender

Con todo ello Google no depende de terceros para dar su servicio, defiende McClendon.

"Uno de los retos de los datos de terceros es que puede llevar meses o incluso un año o más el actualizar los datos que tienes cuando ya sabes que algo está mal", añade.

"Reducir este tiempo a minutos ha sido muy útil para nosotros, porque cuando los usuarios ven que su consejo es escuchado dan más consejos".

Actualmente el proyecto Ground Truth cubre 21 naciones, países donde ya había una cantidad decente de datos. Pero ahora el gigante buscador quiere embarcarse en Ground Truth 2.0, extendiendo el sistema a países "más difíciles".

A la cabeza de la lista está el país con la población con mayor ritmo de crecimiento del mundo: la India.

"Hasta la fecha no hay un mapa que nombre a todos los pueblos de India", explica.

Las fortalezas del mapa de Apple

Pero el sistema de Apple no se queda atrás. La aplicación de mapas de Apple estará basada en tecnologías adaptadas de tres empresas que adquirió entre 2009 y 2011. Pero gran parte de los datos brutos los conseguirá de TomTom, el fabricante de sistemas de navegación satelital.

Apple introducirá gráficos basados en vectores, estos vectores se fundamentan en líneas matemáticas y puntos en lugar de gráficos prediseñados.

La ventaja para el consumidor es que pueden acercar o alejarse de un área sin que el aparato tenga que cargar más información sobre la ubicación, además los archivos serían menos pesados lo que le daría al servicio mayor rapidez.

Pero la misma tecnología también la tiene Google, ya que en 2010 lanzó una versión basada en vectores para el sistema operativo Android.

Apple además incluye el sistema llamado Flyover. Con él el usuario puede acercar la imagen en una representación 3D de una ciudad y obtener una visión a vista de pájaro de las calles y edificios.

Críticos sugieren que sus gráficos son más detallados que los mapas de Google Earth.

El fabricante de iPhone también está incluyendo un sistema de instrucciones por voz e información del tráfico a tiempo real, lo que pondría su aplicación al mismo nivel que el usado con Android.

Sin embargo, algunos de los que han podido usar el sistema dicen que los mapas de iOS 6 no ofrecen visión a nivel de calle, por lo que no rivaliza con el Street View de Google.

Privacidad

Por el momento, McClendon dice que la idea de expandir los servicios a países no tan explotados como India es un "reto enorme. Hay mucha más gente, muchos más pueblos y hay mucha menos documentación e información".

Otro paso más allá, explicó, es llegar a mostrar incluso el interior de edificios, como estaciones de transporte, centros comerciales, museos y negocios.

McClendon señala que no van a incluir residencias particulares, que la empresa se va a mantener fuera del ámbito privado, pero lo que sí quieren hacer es ofrecer una versión con imágenes 3D perfectamente pixeladas de lugares públicos.

No todo el mundo estará cómodo con la idea de Google extendiendo su alcance de esta manera, sobre todo con escándalos como las acusaciones contra Google por recopilar direcciones de correo, contraseñas y otros datos personales durante dos años usando los autos de Google.

Aunque Google dijo que la acción fue "inadvertida", no eliminó los datos recopilados tal y como prometió. No se sabe a ciencia cierta por qué la firma almacena esta información.

"No puedo comentar sobre ello basado en los debates en curso", es todo lo que dijo Mc Clendon al respecto.

Sea como sea, la entrada de Apple en el ámbito de los mapas parece tener una consecuencia inmediata, ya que ambos gigantes trabajan en innovar un servicio que ha evolucionado rápidamente paralelamente al auge de los smartphones.

BBCMundo.com Derechos reservados. Todos los derechos de los contenidos de este sitio (incluidos los de autor) son propiedad de la British Broadcasting Corporation (BBC,Corporación Británica de Radiodifusión).