Londres: nueva etapa en el sueño de ocho jóvenes promesas

La canciller María Ángela Holguín fue la encargada de dar la despedida a los ocho jóvenes deportistas y su entrenador con rumbo a Londres. Foto: Cortesía / Cancillería
La canciller María Ángela Holguín fue la encargada de dar la despedida a los ocho jóvenes deportistas y su entrenador con rumbo a Londres.
Foto: Cortesía / Cancillería
 

El pasado jueves, víspera de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, se daban cita en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores ocho jóvenes deportistas oriundos de la población de Buenaventura (Valle) con el fin de ultimar los detalles de su inminente partida a la ciudad europea en calidad de observadores y embajadores de la denominada ''Tregua Olímpica''.

Experiencia que como parte del plan integral de prevención “Niños, niñas y adolescentes con oportunidades”, busca incentivar la actividad deportiva en lugares particularmente afectados por la violencia y el conflicto armado con el fin de alcanzar la paz por medio de alguna actividad física, parte de un concepto milenario a través del cual se busca suspender cualquier tipo de enfrentamiento entre los pueblos para garantizar el desarrollo de las justas.

Hijos de profesores en su gran mayoría, se pretende hacer de esta experiencia para los ocho deportistas un semillero que difunda la importancia de vincularse a alguna actividad deportiva entre el resto de sus compañeros, no obstante las múltiples dificultades que puedan existir para alcanzar las metas previstas a mediano y largo plazo, de manera que dentro de cuatro años puedan hacer también parte de la competencia.

SALIR ADELANTE

A sus 16 años y pese a la ausencia de su madre Yenni Yomira Córdoba se destaca como una campeona departamental de fútbol de salón que junto a otros 64 jóvenes hicieron parte del concurso que hoy le permite estar en Londres junto a sus otros siete compañeros.

''Estoy segura de que uno puede cambiar las armas y las drogas por cualquier deporte que nos guste y llame la atención'', afirma la deportista para quien los colombianos deberíamos ser como un gran equipo de fútbol que trabaja de manera mancomunada para lograr un objetivo y ser un país mejor.

Para Yenni, el deporte no sólo es una actividad que ofrece muchas retribuciones por sí mismo, sino a través del cual se logran abrir muchas puertas y alcanzar nuevas oportunidades que en su caso específico le han permitido escapar de la violencia que percibe a diario en el puerto.
 
''En Buenaventura hay muchas bandas y algunas veces uno no puede entrar a otro barrio por miedo a que lo maten y por esa razón la gente permanece asustada'', explica la joven promesa quien luego de hacer su entrenamiento diario debe ser esperada en el paradero del bus por algún familiar o una persona conocida en un barrio donde de acuerdo con su relato no puede andarse a cualquier hora.

''Ellos (miembros de bandas delincuenciales) ponen horarios y no es permitido andar de 10:00 de la noche en adelante'', asegura la joven para quien dichas condiciones le han dificultado hacer amigos, suele convivir con el miedo y en circunstancias adversas.

''Hace muy poco violaron a una amiga y casi la matan a puñaladas'', comenta a la par de destacar que luego de esta experiencia en la ciudad sede de los Juegos Olímpicos buscará hablar con ella para que se meta de lleno en alguna actividad deportiva que le permita hacer a un lado sus tristezas y le permita salir adelante a pesar de sus dificultades.

CAMINOS BUENOS Y MALOS

Campeón intercolegiado en 2009, 2010, 2011, 2012 y campeón de los juegos interdepartamentales 2011 en tres modalidades, Lesman Paredes Montaño se destaca como uno de los deportistas llamados a hacer historia en el levantamiento de pesas, pese a que en la actualidad debe desplazarse hasta Cali para completar su entrenamiento debido a que la precaria infraestructura que en materia deportiva ofrece Buenaventura.

''En los últimos años no ha habido el suficiente apoyo, entonces queda difícil'', advierte Lesman quien desde hace cuatro de sus 17 años está dedicado a ser el mejor en esa disciplina pese a la inexistencia de barras, discos y plataformas que le permitan cumplir a cabalidad con su rutina diaria de 2:00 a 5:00 de la tarde, junto a otros 11 compañeros.

Debido a que aparte de este reducido grupo de atletas Lesman no conoce a nadie más que parezca interesado en desarrollar algún tipo de actividad deportiva, el joven no duda en llamar la atención respecto a un programa que como el del Ministerio de Relaciones Exteriores lograría aumentar significativamente su número tan solo gracias a la perspectiva de poder adelantar un viaje y conocer otras tierras.

''Cuando uno tiene mucho tiempo libre le salen caminos buenos y malos en los que uno puede terminar por falta de tener alguna actividad para dedicarse'', explica en procura de describir la actual situación de violencia que se vive en el puerto, sumado al hecho de un consumo frecuente de sustancias psicoactivas que como la marihuana están siempre al alcance de la mano en cualquier momento.

Consentido de la casa  como el menor entre cinco hermanos, Lesman echa de menos a dos de ellos quienes debido a unas precarias condiciones económicas decidieron partir rumbo a España hace cerca de ocho años en procura de un mejor destino, que tras la actual crisis económica están planeando volver al país y a Buenaventura a pesar de los problemas que todavía tiene la región, entre los que destaca la falta de agua.

''A veces tarda hasta tres días pero igual llega el recibo y entonces es complicada la cosa'', comenta el destacado deportista quien tampoco lo pensaría dos veces para buscar un mejor destino en el exterior, aunque tampoco quiere dejar a un lado su actividad deportiva a pesar de los $ 60.000 pesos que debe sacar de su bolsillo para trasladarse hasta la capital del Valle cada vez que puede.

''Me gustaría estudiar medicina, fisioterapia o sistemas'', aclara Lesman, quien debido a encontrarse en vísperas de graduarse como bachiller ya ha adelantado algunas averiguaciones sobre el particular en la Universidad del Valle.

SEMILLERO DE ESPERANZAS

Con 16 años, Juan Sebastián Escobar ha ganado cinco medallas de oro, una de plata y otra de bronce en participaciones en los juegos intercolegiados locales y departamentales de Ajedrez, disciplina que a su juicio ha ido creciendo en el departamento de manera notable y hoy le permite ser uno de los embajadores más distinguidos de Colombia en el exterior.

''Vamos a traer testimonio de los Juegos Olímpicos porque el deporte abre muchas puertas y es una gran oportunidad para cualquier persona'', asegura el talentoso muchacho quien reconoce el gran apoyo recibido por parte de la Alcaldía desde los cerca de cinco años que lleva dedicado a esta actividad heredada de una de sus hermanas quien también se distinguió como campeona departamental y actualmente estudia medicina.

Consciente de su papel como representante de la juventud de Buenaventura, población de la que prefiere exaltar la manera como se ha ido reduciendo la situación de violencia en época reciente, Juan Sebastián también destaca los esfuerzos que hacen las autoridades locales para remediar la a veces difícil situación por la que atraviesa el pueblo gracias a actividades lúdicas y deportivas.

''Nosotros estamos demostrando que el deporte vale la pena, porque a pesar de que muchos creen que no recibimos apoyo aquí estamos demostrando todo lo contrario, para luego poder regresar a los barrios con el fin de hablar de nuestras experiencias con otros jóvenes con el fin de lograr cambiar su mentalidad y poder sacar adelante a Buenaventura'', asegura el destacado ajedrecista.

''Nos hace falta terreno por recorrer pero este es un gran paso'', puntualiza Juan Sebastián insistiendo en destacar la importancia que tiene el programa y quien no descarta la posibilidad de continuar estudios superiores como experto en mercadeo o ingeniería de petróleos en ciudades como Cali, Bogotá o hasta en los Estados Unidos, país del que admira los grandes incentivos educativos que ofrece el ser un deportista destacado en cualquier campo.

RETOS Y DIFICULTADES

Para el secretario de deportes de Buenaventura, entrenador de atletismo y quien acompañará a los muchachos durante su visita a Londres, Hernán Ocoró Vallecilla, la actual administración distrital se encuentra empeñada en un proceso de cambiar una falta de apoyo a la actividad deportiva que ha sido tradición en el puerto, con el fin de lograr mejoras sustanciales a los escenarios, dotación que reciben los atletas y capacitación de sus entrenadores.

Desgreño administrativo que para el curtido entrenador tiene sus orígenes en la asignación de puestos gracias a conexiones de tipo político en los que las ganas, conocimiento y experiencia son dejados de lado, de manera que hasta la fecha se ha hecho prácticamente imposible alcanzar algún tipo de sentido de pertenencia, sumado a una escases de recursos que continuará registrándose sin el apoyo de la empresa privada.

''Aspiramos a que exista un matrimonio entre el sector público y privado para que contribuyan a poder sacar el deporte, no obstante a que este tipo de actividad demanda recursos mínimos en comparación con los que deben ser asignados en materia de seguridad todos los días'', explica.

Deficiencias a las que además se suma el hecho de que muchos de los jóvenes son hijos de madres cabeza de familia con precarias condiciones económicas y muchas veces no alcanzan a reunir el dinero de los pasajes para desplazarse a los lugares de entrenamiento.

''El joven Lesman por ejemplo es triple campeón departamental en levantamiento de pesas y le tocó el año pasado irse al municipio de Cerrito porque en Buenaventura no cuenta con la implementación necesaria para encarar los juegos departamentales”, asevera el veterano entrenador quien enfatiza la necesidad que existe en contar con el apoyo de la empresa privada para poder sacar el mayor potencial posible de los atletas locales.

''Buenaventura cuenta con el biotipo para todas las disciplinas deportivas, sobre todo aquellas relacionadas con fuerza y velocidad, pero necesitamos recursos para poder contar con los escenarios adecuados, con la implementación necesaria y la capacitación de los técnicos que nos permitan alcanzar un óptimo desarrollo'', asegura el experto quien sin negar  logros obtenidos hasta la fecha insiste en la necesidad de dar continuidad a los procesos de formación en las diversas disciplinas.

En tal sentido, el entrenador es enfático y vehemente en afirmar que dependiendo de la voluntad que se tenga a nivel local y nacional por parte de las autoridades de gobierno dentro de cuatro años promesas como Lesman Paredes puedan decir que irán a unos Juegos Olímpicos no solo a verlos sino a competir y ganar medallas en ellos.

Terra