Colmenares

publicidad
01 de junio de 2012 • 17:56 • actualizado a las 18:40

No soy pitonisa ni bruja: cazamentiras del Caso Colmenares

La cazamentiras Rita Karanauskas solo revelará todo lo que sabe del proceso si es llamada a declarar como perito del caso.
Foto: Juan Carlos Millán / Terra Colombia
 

La experta en materia de análisis de declaraciones Rita Karanauskas, cuya vinculación al caso Colmenares en calidad de perito causó una auténtica tormenta en los últimos días por cuenta de una mala interpretación de su actividad profesional por parte de diferentes medios de comunicación, sumado al hecho de que al parecer habría sido la gota que rebosó la paciencia del fiscal general de la Nación para anunciar el relevo del fiscal del caso, se refirió a su trabajo y reveló en exclusiva a Terra Colombia en qué consistiría su labor dentro del proceso.

Definida así misma como una cazamentiras, la experta en la especialidad de investigación judicial de uso frecuente en diferentes estrados y las más prestigiosas agencias de seguridad de los Estados Unidos, tales como la CIA y el FBI, no oculta su disgusto ante el calificativo de pitonisa del que viene siendo objeto, puesto que a pesar de considerar que aquella es una actividad también muy respetable insiste en que su formación está debidamente certificada y avalada por varios diplomados realizados en el citado país por algunos de los más distinguidos expertos en la materia. 
 
LA CAZADORA DE MENTIRAS

¿Qué es un cazamentiras?

Un cazamentiras es una persona experta en detectar mentiras a través de las palabras y a través de la gestualidad.

¿Se requiere algún tipo de formación académica para adelantar esta actividad?

Yo soy administradora de empresas y fui especializándome con una persona distinta en diferentes áreas del tema; de manera que por un lado tomé cursos de análisis de testimonios escritos y en seguida adelanté estudios sobre cómo interpretar las diferentes expresiones de la cara porque nunca encontré la persona que me pudiera explicar todo el conjunto.

La Especialización en Análisis de Declaraciones no es una carrera como tal que uno pueda tomar en una Universidad, aunque en Colombia existe un diplomado sobre la materia que de hecho yo soy la persona encargada de dictar en la Universidad del Rosario en el que se tocan todos los temas que he aprendido y que terminé por un unificar en una cátedra con estructura lógica.

¿Qué disciplinas están involucradas en este oficio?

Hay mucho de psicología y el resto de las áreas humanísticas porque en últimas se trata de la manera como se comunica el ser humano; porque cuando uno dice una mentira uno evidentemente la está comunicando y está diciendo que se trata de una información falsa que sin embargo también puede ser omitida.

Yo soy administradora de empresas y posteriormente hice una especialización en interpretación de escritos y en leer el lenguaje de la cara, las cuales tardaron cerca de tres años y fueron adelantadas en los Estados Unidos, aunque esos títulos no son muy importantes porque la verdad es que después hay que desarrollar todo lo que uno ha aprendido a partir de ese marco teórico, en los que a la fecha tengo una experiencia de otros tres años estudiando diferentes tipos de testimonios escritos alrededor de una serie de casos.

¿Quiénes son sus clientes más frecuentes?

Psicólogos interesados en contratar a una persona sobre la que pese a habérsele practicado la prueba de polígrafo existen dudas, y abogados penalistas que buscan establecer si sus clientes les están diciendo la verdad sobre el proceso que están defendiendo.

¿A cuánto ascienden sus honorarios?

Yo cobro una tarifa de US$ 200 por cada hora de trabajo.

¿Qué grado de certeza hay en los análisis que usted realiza respecto a estudios de similares características?

Yo trabajo con grupos interdisciplinarios con los que suelo complementar mis propios estudios, porque considero que lo mejor que uno puede hacer en este tipo de actividad es trabajar en equipo, porque en esa medida el margen de asertividad es altísimo; además de que considero que mis conceptos no pueden ser tratados como palabra de Dios.

De manera que siempre procuro contrastar la información obtenida a través de este método con expertos poligrafistas, grafólogos y otros expertos con el fin de que los resultados obtenidos sean lo más acertados posibles.

¿Cómo se hace la interpretación de un testimonio?

La persona da una entrevista y yo la transcribo palabra por palabra y sin quitarle una coma; de manera que si la persona dejó una palabra a la mitad así la transcribo y luego la analizo palabra por palabra, a partir de unos patrones que han sido diseñados por personas especializadas en hacer entrevistas a personas sobre las que se tiene plena certeza de sus mentiras.

Usualmente hago un primer análisis, miro dónde pueden estar esas ''señales de alerta'' y las confirmo haciendo una serie de preguntas en caso de que tenga la posibilidad de hablar con esa persona. No necesito ver a la persona de manera directa y no tengo que involucrar mis sentimientos porque para mía una persona es igual a otra.

POLÍGRAFO VS CAZAMENTIRAS

¿Cuál es la diferencia con un polígrafo?

Ellos miden reacciones corporales a diferentes preguntas partiendo de la base que el cuerpo responde de una manera diferente dependiendo del tipo de pregunta que se le haga, así como del grado de relación que tenga el interrogado con la pregunta, para luego establecer un patrón o tendencia.

¿Cuál es el grado de certeza de este tipo de procedimiento?

El polígrafo como tal es un instrumento maravilloso pero como toda máquina hay una persona encargada de hacer el examen y por esa razón puede haber errores en la elaboración e interpretación de las preguntas que se hagan, puesto que pueden tener un carácter inadecuado o que no llevan a nada concluyente.

¿Se pueden inducir las respuestas?

Yo he trabajado en casos donde le han practicado pruebas de polígrafo a una persona que trabaja en una compañía porque se presume que está dando información a terceros en los que en una sale no confiable y en otras dos como absolutamente confiable. ¿Por qué? Siempre hay una persona que interpreta esas respuestas y hay muchas cosas que pueden pasar.

¿Usted conoció la prueba de polígrafo que se le hizo a Laura Moreno por parte de la defensa?

El fiscal fue absolutamente reservado y no me dio ningún tipo de información al respecto.

EL CASO COLMENARES

¿A qué atribuye la especulación  que ha habido sobre su actividad, luego de que el fiscal anunciara que presentaría su testimonio en calidad de perito respecto al caso Colmenares?

Hubo dos factores que influyeron: el miedo y el desconocimiento, porque cuando los seres humanos nos enfrentamos a algo que no conocemos la primera reacción es la de negarnos a aceptar cualquier cosa que resulte nueva a través de expresiones como ''no quiero'', ''no me gusta'' o ''no sirve'', que deberían cambiarse por una actitud de investigar y conocer otras cosa.

La gente no sabe de qué se trata esta labor y las cosas no han cambiado mucho respecto a este tipo de temas porque cuando Galileo habló de todos los avances científicos que había logrado también lo tacharon de hereje, aunque me extraña que esa actitud provenga precisamente de periodistas.

¿En qué consistiría su trabajo como testimonio de una persona experta en el caso del análisis de declaraciones por parte del fiscal Antonio Luis González?

Yo iba a hacer los análisis de los testimonios de Laura Moreno y Jessy Quintero a partir de las diferentes entrevistas y testimonios que han dado a diversos medios, aunque me gustaría aclarar que al día de hoy no tengo ningún tipo de información diferente a lo que se ha publicado porque el fiscal Antonio Luis González es una persona supremamente reservada con este asunto.

El fiscal es una persona muy reservada y tuvo la cualidad de escucharme más no de hablar, de manera que yo fui la que le expuse en qué consiste mi especialización y a partir de ese momento él decide llamarme en calidad de perito, aunque yo no conozco los términos jurídicos exactos de lo que sería mi función.

¿Cómo se estableció la relación entre el fiscal González y usted?

Nosotros nos conocimos hace dos semanas, luego de que peritos con los que hemos trabajado los dos le comentaron respecto al trabajo que he venido adelantando hasta la fecha sobre ese caso en particular, como parte de una iniciativa de carácter académico y de tipo particular, que al fiscal le llamó la atención y quiso que yo le explicara.

De manera que un día me presenté al despacho del fiscal con el fin de presentarle las conclusiones que he podido sacar al respecto desde que comencé a estudiar el caso, como una forma de entrenamiento que tengo para aguzar mis sentidos, a partir de procesos como este y otros que también he estudiado por mi cuenta.

Así que yo le hice toda una exposición de mi labor respecto a dónde se hacía y en qué casos se había usado, él me preguntó si podía ofrecer mi testimonio en el juicio y yo acepté.

¿A qué conclusiones ha llegado a partir del trabajo adelantado hasta el momento?

Cuando uno analiza testimonios se da cuenta de dos cosas casi siempre, independientemente del caso: las personas solo nos cuentan lo que ellas quieren que nosotros sepamos y cuando cuentan lo que cuentan no saben  que nos están contando tanto.

No quisiera contar más por la relevancia del caso y porque no quisiera terminar afectando al resto de las partes, pero eso es lo que pasa en todos los casos y en cualquier tipo de testimonio porque uno solo cuenta lo que quiere que el otro sepa.

¿Cuál es su apreciación general del caso?

Se ha manipulado mucha información por parte de los medios que en no pocas oportunidades han actuado de forma irresponsable al ponerle un ingrediente 'hollywoodesco' que a mi juicio es innecesario.

Cualquier anuncio se magnifica de una manera impresionante que hace que todos los medios caigan encima, aunque la verdad es que eso ocurre en todas partes con todos los casos de carácter controversial que han salido a la luz pública. 

El fiscal González ha advertido en reiteradas oportunidades que Laura Moreno se está ciñendo a un libreto, ¿Cuál es su opinión al respecto?

Todos en la vida nos ceñimos a libretos, porque si voy a una entrevista de trabajo yo pienso qué van a preguntarme, qué voy a contestar y no me voy a ir a ciegas. Si eso es un libreto, pues sí, pero fíjese que cuando hay comunicación de por medio entre dos personas ellas cuentan un mismo episodio de una manera diferente, y lo que hay que establecer es qué tan relevantes son esas diferencias.

¿Tuvo la oportunidad de hacer otros análisis diferentes al de Laura Moreno o Jessy Quintero?

Sí, a Carlos Cárdenas, en lo que ha dicho ante los medios porque no tengo nada más. Tengo mi opinión respecto a él y ellas pero no las puedo dar a conocer y mucho menos en este instante, además de que no quiero que la investigación tome algún rumbo en especial por cuenta de mis declaraciones.

¿Consideraría la posibilidad de levantar esa reserva de sus apreciaciones del caso en algún momento?

Si me toman como perito sí, pero si no esta investigación quedará para mí.

¿Qué otros expertos habrían debido apoyar su investigación en el caso?

Yo trabajo con poligrafistas, psicólogos forenses y grafólogos pero la verdad es que hasta la fecha no habíamos tenido la oportunidad de ponernos a trabajar en el tema; aparte de que curiosamente la gente me ha requerido mucho más para adelantar este tipo de trabajos porque antes no me conocían.

¿Cree que el fiscal incurrió en un error al presentarla como una experta en desenmascarar mentiras?

La verdad es que no se me ocurre cómo más me podría haber presentado, porque en la medida en que de una vez se le dice a la persona qué hago, yo no sabría cómo hacerlo de otra manera y de esta forma no tendría que dar más explicaciones.

A mí me gustan las cosas muy precisas y si usted oye la expresión cazamentiras ya debe saber de qué le están hablando. Me gusta ese término y de hecho así se llama mi libro.

 

Síguenos a través de Twitter en @Esteminuto

Sigue a Terra Noticias en tu móvil en m.terra.com.co

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias por tablet.terra.com.co

Terra