publicidad
05 de junio de 2012 • 10:27

Fiscal Martha Lucía Zamora se estrena en Caso Colmenares

La participación de la fiscal Zamora tuvo un carácter definitivo en casos tan polémicos como el proceso 8.000 o la masacre de Segovia.
Foto: Fiscalía
 

A partir de las 2:00 de la tarde está programada la continuación de la solicitud de nulidad respecto al proceso que se adelanta contra la joven Jessy Quintero por el delito de falso testimonio, dentro del juicio que se adelanta para establecer su presunta participación en la muerte de Luis Andrés Colmenares, cuya investigación quedó a cargo de la coordinadora de fiscales ante la Corte Suprema de Justicia, Martha Lucía Zamora.

Como es de público conocimiento la nueva representante del ente investigador y acusador en el polémico y mediatizado caso relevó del cargo al fiscal Antonio Luis González, luego de que la Fiscalía diera a conocer su desvinculación del proceso sin ofrecer mayores detalles respecto a las razones que motivaron el cambio en horas de la noche del pasado jueves.

En tal sentido, la de este martes será la primera audiencia pública que contará con la presencia de la curtida fiscal, cuya participación tuvo un carácter definitivo en casos tan polémicos como el proceso 8.000 o la masacre de Segovia, y a partir de cuyo ingreso a la investigación de una investigación que ha llamado la atención nacional e internacional se espera que se produzca un nuevo y definitivo impulso para establecer las causas que causaron la muerte de Luis Andrés.
 
PLEITO JURÍDICO

De acuerdo con la defensa de Jessy Quintero, la joven debería ser favorecida por la misma providencia del Tribunal Superior de Bogotá y ratificada por la Corte Suprema de Justicia de acuerdo con la cual su defendida debería gozar de los mismos beneficios otorgados a Laura Moreno, en el sentido aceptar una solicitud de nulidad por el cargo de falso testimonio, con base en que la imputada no podía testificar en su propia contra, además de que se habían vulnerado los principios de no autoincriminación.

Argumentos que como se recordará fueron ampliamente cuestionados por el fiscal González, al considerar que el Tribunal carecía de competencia para alterar de esa forma el proceso propiciando que se adelantar una acción de tutela en contra de dicha instancia, la cual fue desestimada por la Corte Suprema de Justicia, motivando que González decidiera solicitar una nueva audiencia para volver a imputar el delito de falso testimonio contra Laura Moreno.

Situación ante la cual, la defensa de Moreno decidió solicitar la preclusión del proceso respecto a l mismo cargo, en el entendido de que Jessy Quintero también debía ser beneficiada por la decisión adoptada por el Tribunal Superior respecto a Moreno; solicitud que sin embargo el fiscal González decidió negar de plano al considerar que la representación legal de Jessy había dejado pasar la oportunidad de adelantar cualquier tipo de acción legal para levantar el cargo que pesa en su contra junto al delito de encubrimiento.

Determinación que hoy debería definirse a favor de una u otra parte (Fiscalía o defensa de Jessy Quintero), pero que en caso de ser fallada en contra de la imputada o el ente acusador terminaría en manos del Tribunal Superior de Bogotá, a no ser que la fiscal Zamora tuviera previsto un cambio de estrategia que daría un nuevo viraje a un proceso que de acuerdo con el fiscal González fue entregado para ser ganado.

Terra