Mundo

publicidad
07 de mayo de 2013 • 08:27

Arrestan a hermanos por secuestro de jóvenes durante 10 años

Tres hermanos hispanos fueron detenidos en relación con el secuestro de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, quienes escaparon de la vivienda en Cleveland, Ohio, de uno de ellos con la ayuda de unos vecinos, informó este martes el canal local WEWS.

 

Los sospechosos del secuestro de las tres jóvenes, tienen 50, 52 y 54 años, y se espera que en las próximas 36 horas se presenten cargos contra ellos y las autoridades confirmen las identidades.

Felix DeJesus sostiene un afiche con la imagen de su hija desaparecida en una foto de archivo del 3 de marzo del 2004 frente a un altar de homenaje en la sala de su casa en Cleveland.
Foto: AP

El propietario de la casa de la que fueron rescatadas las tres mujeres y que ahora está siendo registrada por la policía es Ariel Castro, de 52 años.

Amanda Berry, desaparecida en 2003, Gina DeJesus, en 2004, y Michelle Knight, en 2002, fueron encontradas después de que dos hombres acudieran ante los gritos de auxilio de una de ellas, rompieran parte de la puerta y llamaran a la policía.

Las tres se encuentran aparentemente en buen estado de salud, aunque han sido trasladadas a un hospital donde permanecen bajo observación

Charles Ramsey y Ángel Cordero fueron los primeros en acudir a la casa para ayudar a liberar a Berry, que cuando desapareció en 2003 tenía 16 años. Berry apareció junto a una niña de 6 años, de la que la policía no ha revelado su identidad o relación con las personas en la casa.

En la conversación telefónica con la policía una desesperada y nerviosa Berry asegura: "He sido secuestrada, he estado desaparecida por 10 años. Estoy aquí, ahora soy libre".

Juan Pérez, vecino de Castro durante décadas, dijo al canal WEWS, que el propietario de la casa era una persona afable, que mantenía una buena relación con los vecinos y que solía dar paseos a los niños del barrio en su todoterreno.

La comunidad alrededor de las Avenida Seymour de Cleveland es predominantemente hispana y los vecinos siguen sin poderse creer que un vecino pudiera haber mantenido durante tantos años a tres chicas secuestradas.

EFE Terra Terra