Mundo

publicidad
08 de julio de 2011 • 17:50 • actualizado el 09 de julio de 2011 a las 09:11

Sudán del Sur celebra su independencia, es un nuevo estado

 

Los sudaneses del Sur celebraron el nacimiento de su nación, después de una votación por la independencia de los sureños bajo las condiciones de un acuerdo de paz del 2005 que acabó con décadas de guerra civil.

Miles de personas bailaron en las calles festejando la tan ansiada independencia.

El nuevo Estado tiene la capital en Juba y fue reconocido oficialmente el viernes por el Gobierno de Sudán, con sede en Jartum, horas antes de que se hiciese la división formal.

"Libres al fin", dijo Simon Agany, de 34 años, mientras caminaba dando la mano a la gente.

Hombres y mujeres que salían de servicios religiosos nocturnos se saludaban y felicitaban unos a otros, deseándose "feliz cumpleaños, feliz cumpleaños".

Los funcionarios dijeron que el nacimiento de la nueva nación sería a medianoche, entre el 8 y el 9 de julio, aunque la ceremonia oficial de independencia se llevará a cabo más tarde el mismo sábado.

"A medianoche, sonarán las campanas en todo el nuevo país, y se tocarán tambores para marcar la transición histórica de sur de Sudán a la República de Sudán del Sur", dijo el Gobierno en un comunicado.

Según el programa oficial, el presidente del Parlamento del sur, James Wani Igga, leerá una Proclamación de la Independencia de Sudán del Sur oficial a las 11.45 horas (0845 GMT).

Minutos después se arriará la bandera nacional de Sudán y se izará la nueva bandera de Sudán del Sur.

La nueva república subdesarrollada pero rica en petróleo ganó su independencia en el clímax de un acuerdo de paz del 2005 que acabó con décadas de guerra civil con el norte.

El Gobierno de Jartum fue el primero en reconocer el nuevo estado, horas antes de que se realizase la secesión formal, un movimiento que suavizó la división del que fue, hasta el sábado, el país más grande de Africa.

TEMORES

Pero el reconocimiento no disipó los miedos de futuras tensiones.

Los líderes del norte y sur aún no se han puesto de acuerdo en una lista de temas delicados, empezando por dónde está exactamente la línea de división y cómo se repartirán los ingresos del petróleo, el alma de las dos economías.

En Juba, la gente ondeaba banderas en las sucias calles y bailaba bajo la luz de los faros de los coches, cantando "MLPS o-yei, Sudán del Sur o-yei, libertad o-yei" antes de la medianoche.

El Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (MLPS) lideró el movimiento rebelde que luchó contra el norte hasta 2005 y ahora domina el Parlamento del sur.

En Jartum, justo antes de la secesión, el presidente sudanés Omar Hassan al-Bashir, que ahora sólo es jefe del norte, dijo a los periodistas que asistiría a las celebraciones de independencia del sur el sábado.

"Querría destacar (...) nuestra disposición a trabajar con nuestros hermanos del sur y ayudarlos a organizar su Estado para que, si Dios quiere, este Estado sea estable y se desarrolle. La cooperación entre nosotros es excelente, especialmente en lo que respecta a marcar y preservar la forntera para que haya movimiento de ciudadanos y mercancías a través de esta frontera", añadió Bashir.

Los analistas han temido desde hace tiempo una vuelta a la guerra civil si no se resuelven las disputas.

Tras las campanadas de medianoche, la República de Sudán perdió casi tres cuartos de sus reservas de petróleo, que están en el sur, y se enfrentaron a un futuro con insurgencias en sus regiones de Darfur y Kordofan del Sur.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró a los periodistas en Juba el viernes que confiaba en que Sudán del Sur pronto se uniría a la organización mundial.

En Jartum, previamente, instó al Gobierno del norte a permitir a los responsables de la paz de la ONU quedarse pasado su mandato para controlar la situación en Kordofan del Sur, el mayor estado petrolero que le queda al norte, y otros puntos conflictivos.

La misión de la ONU en Sudán expira el sábado. El Consejo de Seguridad del organismo votó el viernes establecer una misión en Sudán del Sur con hasta 7.000 soldados de paz y 900 policías civiles adicionales.

(Reporte adicional de Ulf Laessing y Khaled Abdelaziz en Jartum; Megan Davies en Naciones Unidas; Escrito por Andrew Heavens; Editado en español por Silene Ramírez)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.