publicidad
08 de agosto de 2012 • 17:39

EAU: Intentan salvar tiburones pese a auge en comercio de aletas

En esta fotografía del martes 12 de junio de 2012, se ven tiburones alineados en un mercado de pescado en Dubai , Emiratos Arabes Unidos. El comercio global de aleta de tiburón suma cientos de millones de dólares al año, y decenas de millones de tiburones deben ser atrapados en todo el mundo por sus aletas.
Foto: Kamran Jebreili / AP
 

La científica marina Rima Jabado ha pasado los últimos tres años visitando muelles de los Emiratos Arabes Unidos y en los mercados de pescado de Dubai, hablando con pescadores y preguntándoles sobre tiburones. Lo que ella ha oído de ellos, dice, es que el número de tiburones se ha disminuido enormemente en las cálidas aguas del Golfo Pérsico.

La causa: el creciente y gran apetito de China por las aletas de tiburón como ingrediente en sopa. Los cálculos varían, pero el comercio de aletas de tiburón suma cientos de millones de dólares al año y decenas de millones de tiburones son capturados cada año por sus aletas. Algunos expertos calculan que la cantidad de tiburones de ciertas especies ha caído hasta en un 90%.

Dubai se ha convertido en un importante proveedor de aletas, según Naciones Unidas. El quinto mayor exportador en el mundo, es el lugar de subasta por aletas no sólo de sus aguas, sino también de Omán y otras naciones de Medio Oriente y naciones africanas que envían tiburones y aletas a Dubai para su venta. Las exportaciones de Dubai son de alrededor de 500 toneladas de aletas de tiburones y otros productos de tiburón al año a Hong Kong, a donde se envía alrededor de la mitad de las aletas de tiburón pescadas en todo el mundo.

El comercio es legal, aunque se han hecho esfuerzos para prohibir la práctica de cortarle a los tiburones las aletas y regresar el resto al mar, incluso a veces aún vivos. Hace cuatro años, debido a presión internacional, los Emiratos Arabes Unidos se unieron a un creciente número de países que prohibieron dicha práctica.

Pero Jabado dijo que se necesita hacer más. Conocer el efecto de la pesca en la población de tiburones es difícil —razón por la cual Jabado intenta compilar datos duros sobre el tamaño de la población de tiburones en el golfo y cuantificar el comercio de aletas. En los muelles, la investigadora canadiense entrevista a pescadores sobre el tamaño de su pesca y la ubicación donde pescan. Ella recolecta esa información junto con muestras de ADN de cada tiburón pescado. Asimismo, etiqueta tiburones en las aguas de los Emiratos Arabes Unidos para rastrear sus movimientos.

Sólo si hay cifras precisas que muestren que hay una reducción en el número de tiburones de ciertas especies, dice, el gobierno empezará a actuar.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.