publicidad
24 de junio de 2013 • 14:17

Nicaragua: Convocan marcha contra ancianos

 

El gobierno de Nicaragua convocó el lunes a los sindicatos y trabajadores estatales a apoyar una marcha "para defensa del Seguro Social", en medio de un ambiente tenso provocado por enfrentamientos entre ancianos que piden una pensión, policías y simpatizantes del gobernante Frente Sandinista.

La marcha, convocada para la media tarde, se realizará desde el centro de la ciudad hasta las inmediaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, donde un puñado de ancianos demanda una pensión reducida de vejez por haber cotizado menos del tiempo mínimo para retirarse; es decir, que hayan aportado al Instituto Nacional del Seguro Social (INSS) entre 250 y 750 semanas de sueldo.

"Le queremos dejar claro a la derecha que ha estado manipulando a los ancianos, que aquí no van a estar jugando", dijo a la AP José Antonio Zepeda, líder de Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, al anunciar su participación en la marcha, convocada por los sindicatos desde el jueves.

El presidente Daniel Ortega, en un acto celebrado el domingo por la noche, dijo que existe voluntad del gobierno de responder con solidaridad a las demandas según las posibilidades reales que tiene el país, y mencionó a los que "con toda justicia demandan la pensión reducida y a los cuales les hemos estado entregando el bono solidario".

Carlos José Brenes, uno de los ancianos que ha estado protestando dijo a la radio Corporación que "es duro para uno que es sandinista y viejo sentir la represión (...) Ese bono no nos lo han dado a todos, solo a una parte y no equivale a lo que nos tocaría si se cumple con la ley", añadió el jubilado de 68 años.

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, celebró el domingo una misa por la paz en la que calificó de "terrorismo de Estado" el ataque que sufrieron los ancianos la madrugada del sábado en un campamento que habían instalado frente al Instituto Nacional del Seguro Social. Los atacantes, encapuchados y vestidos con camisas del gobierno, destruyeron el campamento y se llevaron los víveres de los ancianos.

"Ante ese ataque de turbas vulgares contra ancianos y jóvenes, nosotros no podemos quedarnos callados y fuimos hasta el lugar (campamento), a exponernos y lo hicimos por amor", dijo Báez para agregar que en Nicaragua "hay ansias ilimitadas de poder y de perpetuarse en el poder".

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.