Hitler desarrolló el complejo mesiánico cuando se acercaba la derrota

 

Adolf Hitler desarrolló el "complejo del Mesías" y su fobia hacia la población judía cuando se dio cuenta que se su situación empeoraba en la Segunda Guerra Mundial, según un documento elaborado por los servicios secretos británicos.

El informe, divulgado hoy, fue redactado en abril de 1942 cuando Hitler se había embarcado en la llamada Solución Final, destinada a intensificar la exterminación masiva de judíos.

Los analistas notaron un estado de paranoia en los discursos de Hitler y una creciente preocupación por acabar con una población que el político alemán veía como encarnación del diablo.

El documento fue escrito por el académico de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) Joseph MacCurdy, pero hallado entre unos archivos de los familiares de Mark Abrams, un científico social que trabajó para la sección de análisis de propaganda de la cadena pública BBC.

Pocas semanas después de la redacción del informe, el liderazgo alemán elaboró sus planes para aplicar la Solución Final.

MacCurdy afirmaba que Hitler mostraba en sus discursos una tendencia a la "paranoia", la "histeria" y la "epilepsia", fruto de una situación en la que "contemplaba la posibilidad de una derrota total".

Lo más preocupante, según el académico, era la creciente paranoia de Hitler, especialmente su complejo mesiánico, puesto que creía que él lideraba al pueblo elegido contra el diablo encarnado en los judíos.

"Hitler está atrapado en una telaraña de delirios religiosos. Los judíos son la encarnación del diablo, mientras que él es la encarnación del espíritu de lo bueno", señalaba.

"Él se ve (como) Dios cuyo sacrificio por la victoria sobre el mal puede ser alcanzado", agregaba MacCurdy al explicar la personalidad de Hitler.

Este documento ha salido a la luz después de que el profesor Scott Anthony, que trabaja en la historia de las relaciones públicas en la Universidad de Cambridge, se pusiera en contacto con los descendientes de Abrams.

La Solución Final era el plan de la Alemania nazi para llevar a cabo de manera sistemática el genocidio de la población judía europea, lo que supuso la deportación y exterminio posterior de toda persona clasificada como perteneciente a esa etnia.

En unas declaraciones a la prensa, Anthony dijo que en el momento en que el documento fue redactado, el conflicto empeoraba para Alemania y Hitler se concentraba cada vez más en lo que estaba pasando dentro de las fronteras de su país.

"Este documento muestra que los servicios secretos británicos sintieron que esto estaba pasando". MacCurdy observó que, al verse ante un fracaso en el exterior, "el líder nazi se concentró en cambio en lo que veía como el 'enemigo interno', es decir los judíos", explicó Anthony.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.