El día del juicio final del internet pasó casi desapercibido