publicidad
23 de julio de 2012 • 12:37

Holmes aparece con pelo naranja y ojos extraviados ante juez

James Holmes junto a su abogada, Tamara Brady, durante el inicio del proceso judicial contra el presunto autor de la masacre de Colorado.
Foto: AP
 

James Holmes, acusado de matar a 12 personas y herir a 58 durante el estreno de la última película de Batman en la madrugada del viernes pasado, se encuentra en audiencia con el juez, donde será informado de los cargos que enfrenta.

Holmes apareció en la corte con el pelo naranja -tal como lo habían descripto varios testigos- y con los ojos extraviados y a veces entrecerrados por lo que surgió la duda sobre si estaba bajo los efectos de algún medicamento o droga.

Mientras tanto, el fiscal del condado de Arapahoe, Carol Chambers, brindó una conferencia de prensa en la que dijo que la 'investigación aún está muy activa'. También explicó que no se elevarán cargos por terrorismo contra Holmes y que la sentencia de la pena de muerte, está 'a meses' de concretarse.

Holmes está en la audiencia junto a Tamara Brady, la abogada designada por el estado quien será la encargada de 'defenderlo' y ya había adelantado que pedirá un examen psicológico para ver si su cliente es capaz de enfrentar un juicio.

Familiares de al menos cinco víctimas se encuentran dentro de la Corte. Según informan lo que pudieron acceder a la sala, el padre de Alex Teves, unas de las víctimas, no dejó de mirar a los ojos al psicópata.

Holmes está detenido desde el mismo día de la masacre, cuando fue detenido en el estacionamiento del cine. Durante estos días, estuvo preso en soledad. Holmes aún no ha dicho nada sobre el hecho.

Terra