actualizado a las 17:21

Algunas de las peores masacres registradas la última década

El acusado de matar a una docena de personas en un cine de Colorado James Holmes junto a la defensora pública Tamara Brady en su primera aparición ante una corte en Aurora, EE.UU. Foto: Pool / Reuters
El acusado de matar a una docena de personas en un cine de Colorado James Holmes junto a la defensora pública Tamara Brady en su primera aparición ante una corte en Aurora, EE.UU.
Foto: Pool / Reuters
 

Mientras James Holmes, el joven acusado de asesinar a doce personas el viernes pasado, comparece ante un juez, el mundo entero intenta sobrellevar nuevamente el dolor de una masacre. Durante el estreno de 'Batman: el caballero de la noche asciende', el muchacho de 24 años irrumpió en una sala de cine y disparó con contemplaciones a los asistentes. Además de las víctimas mortales, entre las que se cuenta una niña de seis años, el ataque dejó 59 heridos.

Lamentablemente otros ataques similares ya han marcado un camino de tristeza en la cotidianidad de miles de personas. El denominador común: fueron perpetrados por individuos que no daban mayores indicios de su desequilibrio mental. 

Tras asesinar a su propia madre y a seis vecinos, el 4 de diciembre de 1986, Campo Elías Delgado cenó en el restaurante Pozzetto de Bogotá y después comenzó a disparar su revólver calibre 32 a diestra y siniestra. El hombre, que había combatido en la Guerra de Vietnam y que soñaba con ser un escritor de renombre, mató en el restaurante a 29 personas antes de ser abatido por la Policía.

La primera masacre escolar de la que Latinoamérica tiene memoria ocurrió el 28 de septiembre de 2004 en Carmen de Patagones, un pequeño pueblo argentino. Rafael Solich, un adolescente de 15 años, se paró frente a sus compañeros y disparó la pistola de su padre hasta agotar las municiones. Minutos después volvió a cargar el arma y caminó por los corredores de la escuela Islas Malvinas disparando, hasta que uno de sus compañeros logró desarmarlo. Ese día murieron tres jóvenes y otros cinco resultaron heridos. Solich fue internado en una clínica siquiátrica.

Wellington Menezes de Oliveira llegó al colegio Tasso de Silveira de Rio de Janeiro, del que era exalumno, saludó a varios de los profesores, entró a uno de los salones y mató a 12 niños. La tragedia tuvo lugar el 7 de abril de 2011. Otras 18 personas resultaron heridas. Al parecer Menezes no había podido superar la reciente muerte de su madre. Ante la presión de varios policías, el pistolero de 23 años se disparó en la cabeza.

Fueron en total 32 los estudiantes que murieron a manos de Cho Seung-Hui, de 23 años, el 16 de abril de 2007. El escenario de la tragedia fue el tradicional Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, en Estado Unidos. El asesino era coreano, pero había vivido desde niño en suelo norteamericano.

Unos minutos después de las 7 de la mañana Cho Seung-Hui asesinó a dos personas en los dormitorios de la institución. Horas más tarde entró a un aula y disparó una pistola Glock 19 de 9 milímetros y una Walther P22 calibre 22. Allí murieron cinco profesores y 25 alumnos. El perpetrador se suicidó.

La pacífica Noruega vivió el día más tenebroso de su historia el 22 de julio de 2011. Anders Behring Breivik, después de publicar en internet un manifiesto de 1.500 páginas en contra de lo que llamó la 'Sociedad multicultural', llegó al islote de Utoya –en el que se llevaba a cabo un campamento de jóvenes- disfrazado de Policía. Reunió a cuantas personas pudo y abrió fuego en contra de ellas. Los muertos fueron 69. Behring Breivik afronta un juicio que seguramente lo confinará a cadena perpetua.

"Voy a cazar humanos". Eso fue lo que le dijo James Oliver Huberty a su esposa, el 18 de julio de 1984, minutos antes de asesinar a 20 personas. Ella no lo tomó en serio. Huberty llegó a un restaurante McDonald's de San Diego, en California, y disparó 257 rondas de municiones. Un bebé de 8 meses registra como la víctima más joven del asesino al que dio de baja un francotirador del Swat.
 
La viuda, Etna Huberty demandó a McDonald's en 1986 por 5 millones de dólares. Según ella, la matanza había sido causada por la contante ingestión de nuggets de pollo por parte de su esposo y la inhalación de gases tóxicos.

Robert Hawkins provocó un baño de sangre, el 5 de diciembre de 2007, porque quería ser famoso. El joven de 19 años lo dejó por escrito antes de quitarse la vida, tras abrir fuego en el centro comercial de Westroads, en Nebrasca, EE.UU. Las autoridades aseguran que a causa de haber perdido su trabajo y terminado con su novia Hawkins sentía que no tenía opciones, por lo que incurrió en un ‘suicidio premeditado’.

Unos minutos antes de las dos de la tarde el muchacho disparó con un rifle ruso a una fila de compradores que esperaban mientras sus regalos eran empacados. Mató a 9 personas e hirió a 5 más. Segundos más tarde se suicidó.

Un siquiatra del Ejército estadounidense asesinó a 13 personas en la Fort Hood, la segunda base militar más poblada del planeta. El mayor Nidal Malik Hasan abrió fuego contra otros uniformados a la 1:34 de la tarde del 5 de noviembre de 2009. El ataque dejó, además, 30 heridos. Malik recibió cuatro disparos por parte de otros oficiales que pretendían detenerlo. Tras varias semanas en coma despertó y ahora afronta un juicio.  

Tal vez la más recordada de las masacres sea la que tuvo lugar en la Escuela Secundaria de Columbine, en el estado de Colorado. El evento, recreado en un documental por Michael Moore sucedió el 20 de abril de 1999. Dylan Klebold, de 17 años, y Eric Harris de 18, ingresaron a la institución educativa con armas de asalto y dispararon contra sus compañeros, asesinando a 13 de ellos.

 
Síguenos a través de Twitter en @Esteminuto

Sigue a Terra Noticias en tu móvil en m.terra.com.co

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias por tablet.terra.com.co

Terra