Colombia

publicidad
26 de septiembre de 2011 • 12:49

Hugo Valenzuela, el taxista que sí quieren los twitteros

Hugo Leonardo Valenzuela, @HUGOLEONROJITO en Twitter, escogió ese nombre porque lo resume como el gran hincha de Santa Fe que es.
Foto: Katherine Loaiza

Es hincha de Santa Fe, casado con una aficionada de Millonarios y padre de un nadador de 12 años con mucho futuro en el agua. Se le conoce por ser taxista y conseguir un gran porcentaje de las carreras que hace a través de Twitter: Hugo Leonardo Valenzuela, el conductor que le pegó a su carro un pajarito azul gigante, piensa que la mala fama de los taxistas se la ganaron con honores.

Es sábado y él está rodeado de niños en vestido de baño. Espera a su hijo de doce años a que termine la clase y eso le da un par de horas de libertad. Este es su día ideal: no tiene que manejar con los trancones insoportables de los sábados, puede pasar el día con su único hijo, le queda tiempo para twittear y al final del día puede terminar haciendo alguna de sus aficiones: ver al Santa Fe, al Barcelona o cocinar, porque él es un “chef empírico”.

Hugo Valenzuela (@HUGOLEONROJITO en Twitter) es un taxista ejemplar en las redes sociales. Tiene fama por cobrar lo justo, por ser puntual, por haber creado el hashtag #PasajeroTwittero y por dar los mejores consejos de la red para evitar que le hagan a un ciudadano del común el famoso paseo millonario.

Llegó a Twitter por curioso. Como escucha radio casi todo el día y empezó a darse cuenta que los periodistas cada vez usaban más a Twitter como fuente de información, después de aceptar las invitaciones de su esposa para que abriera Facebook, se decidió por la red de microblogs el 6 de agosto de 2010, pero sin escribir nada, sólo siguiendo medios de comunicación para saber de las noticias más rápido.

Luego en diciembre su esposa le regaló una BlackBerry 8520 con acceso a Twitter pero internet limitado, por lo que ahora se informa a partir de trinos pero no puede abrir noticias ni participar en concursos. Lo que sí puede hacer es aconsejar a la gente dónde comprar llantas, dónde cambiar el aceite del carro, cuál es la mejor ruta a tomar y qué precauciones tener a la hora de abordar un taxi.

No recomienda a ningún colega porque no los conoce muy bien, como no tiene a un gran amigo que sea conductor, no tiene cómo saber si va a robar a los usuarios o les va a cobrar de más. “La tecnología va de la mano con el servicio que se presta. Cuando se presta un buen servicio la gente está tranquila, le paga a uno más de lo que vale la carrera y todo, porque se sienten bien”, ha aprendido este trinador, que se autodenomia el “defensor del pasajero en Twitter”.

Llegó a ser taxista después de ser 10 años escolta del presidente de Bavaria, porque quien era su jefe allá lo recomendó con una familiar para que lo dejara manejar uno de sus taxis. A los tres años compró su propio carro y aunque todavía lo está pagando (ya va por la mitad), adora su trabajo.

Considera que la mala fama de los taxistas “es una fama lamentablemente bien ganada, no solo de los taxistas si no en general del servicio público. No deberían darle pase a cualquiera. Hay gente que ni siquiera termina el estudio y sólo por generar unos ingresos superiores a un mínimo empieza a manejar carro, pero no sabe nada de buen servicio”, asegura.

PARA TOMAR UN TAXI SEGURO

Valenzuela tiene su propio manual para evitar que una carrera en un taxi se convierta en una pesadilla. Aquí, en cuatro pasos sencillos:

1. No tome carros viejos. Muchos están en el proceso de chatarrización y no tienen permiso, pero siguen trabajando y son usados muchas veces para hacer un paseo millonario.

2. La peor hora para tomar taxi es la hora pico, porque los taxistas se aprovechan del desespero de la gente para cobrarles más.

3. Antes de subirse verifique que tenga el tarjetón atrás. Un taxista que no lo tenga, tal vez quiera ocultar algo o cobrarle de más.

4. No sólo mande por twitter la placa del taxi en el que va, sino también la marca del carro y el nombre del conductor, que debe estar en la planilla.

EL HINCHA

Su nombre en Twitter dice más de él y su gran amor que cualquier otra cosa. Se llama @HUGOLEONROJITO porque su nombre completo es Hugo Leonardo, pero también porque el Santa Fe es el León Rojo de su corazón.

Se hizo hincha de Santa Fe porque de pequeño en el primer partido que lo llevó su papá Hugo Ernesto Gottardia metió tres goles y él enloqueció. Aunque se casó con una hincha de Millonarios, su hijo le siguió los pasos a él. No puede jugar ahora porque tuvo una fisura de ligamento cruzado, pero igual cuando jugaba no era un crac “ahora sería jugador de Santa Fe y no taxista”, bromea.

 

Sigue a Terra Noticias en tu móvil en m.terra.com.co

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias por tablet.terra.com.co

Terra