Colombia

publicidad
21 de octubre de 2011 • 13:04 • actualizado el 21 de octubre de 2011 a las 20:38

Fiscalía encontró 60 'inquietudes' en necropsia de uniandino

Luis Andrés Colmenares (en el centro, de rojo), murió en la noche de Halloween a causa de una aparente golpiza y no por suicidio, como habían dicho sus compañeras de clase.
Foto: Archivo.

El fiscal a cargo de la investigación de la muerte del estudiante de la Universidad de los Andes, Luis Andrés Colmenares, manifestó que luego de recibir el caso determinó nombrar a unos peritos quienes conceptuaron que la diligencia adelantada por el Instituto de Medicina Legal presentaba “60 inquietudes” o irregularidades que le hicieron replantear todo el proceso.

Vea también: El fiscal tras la pista del asesino de Andrés Colmenares

“Ninguna herida es compatible con caída de altura, son más de ocho, y dos de ellas no eran compatibles con la tesis del accidente sino con la del homicidio”, afirmó el fiscal González tras recordar que la madrugada del 30 de octubre del año 2010 Colmenares salió de una discoteca y tras comer un perro se dirigió al parque del Virrey para terminar en el caño que atraviesa esta zona de Bogotá.

Acto seguido, el fiscal informó que a pesar de no estar reconocida en calidad de abogada dentro del proceso, a la señora Aidé Acevedo le fueron encontradas copias del expediente que sobre el caso llevaba el fiscal 298 de la Unidad de Vida a quien inicialmente le había sido asignado el caso, las cuales no tenían por qué estar en su poder.

“Esa documentación se obtuvo de manera ilícita porque no es abogada, no está dentro de la etapa probatoria y dichas pruebas no habían sido descubiertas”, afirmó el fiscal a la par que manifestaba su desconcierto tras una entrevista que sostuvo con Acevedo en la que la jurista no dudó en tildarlo de “cafre”.

De manera paralela Acevedo y la señora María del Pilar Gómez Ramírez comienzan a tener una serie de conversaciones en las que comienzan a referirse de manera explícita al proceso e incluso se reconoce que la abogada tenía copia de la necropsia así como de las declaraciones sobre el particular ofreciera una de las indiciadas, identificada como Laura Milena Moreno.

“¡Aidé no ha hecho ni mierda y ya le hemos dado el 50 por ciento!”, comentó en su oportunidad Carlos Andrés Cárdenas Gómez, quien sólo hasta el pasado 19 de octubre formalizaría el que Acevedo fuera su abogada.

Para entonces, no obstante, la abogada no había sido siquiera contratada y sin embargo obtuvo dichos documentos de manera fraudulenta y al parecer pagando a funcionarios del CTI, Fiscalía y Medicina Legal para que entregaran copia de las declaraciones, el proceso y el dictamen de la primera autopsia.

Sin embargo, a pesar de que Cárdenas Gómez había sido citado a declarar por parte de la Fiscalía, Acevedo le sugiere que no asista a la diligencia además de presentarse ante el fiscal con el uniforme de la Defensoría del Pueblo para preguntarle los motivos de dicha situación, y a juicio del fiscal, con la clara intención de coaccionarlo.

Posteriormente, durante otra conversación con la señora María del Pilar Gómez, la jurista no duda en manifestarle que el fiscal estaba asustado, para luego “venderle la idea” de que poco después quiso volver a entrevistarse con el representante del ente investigador “pero el hijueputa ese no había querido atenderlo”.

“¿Y eso como se llama en derecho?”, preguntó el fiscal; “¡Obstrucción de la investigación!”. Irregularidades a las que posteriormente se sumó la intención de cambiarlo de caso de la mano de Laura Milena Moreno.

Sigue a Terra Noticias en tu móvil en m.terra.com.co  

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias por tablet.terra.com.co

 

Terra