Colombia

publicidad
26 de julio de 2011 • 18:24 • actualizado el 26 de julio de 2011 a las 21:17

Corte da dos años al Congreso para legalizar matrimonio gay

A las afueras del Palacio de Justicia una docena de personas pertenecientes al movimiento LGBTI saludaron con vítores y aplausos la determinación de la Corte.
Foto: Juan Millán / Terra
 

En un fallo considerado como histórico, la Corte Constitucional determinó que las parejas homosexuales constituyen familia y otorgó un plazo de dos años para que el Congreso de la República comience a crear los mecanismos necesarios para legislar sobre la materia.

En este sentido, el Alto Tribunal advirtió que si el 20 de junio de 2013 no se había llegado a un acuerdo respecto a los requisitos para que las parejas homosexuales puedan consolidar su unión, se podrán acercar a un juzgado o notaría para formalizar el vínculo.

Entre tanto, a las afueras del Palacio de Justicia una docena de personas pertenecientes al movimiento LGBTI saludaron con aplausos la determinación de la Corte al tiempo que coreaban  “ganamos, ganamos” en repetidas oportunidades, acompañados del compás de tambores y vítores.

A su turno, Marcela Sánchez, directora ejecutiva de la Fundación Colombia Diversa, manifestó a Terra Colombia que “si bien el fallo constituía un paso importantísimo en la lucha de los homosexuales por la igualdad de sus derechos, todavía faltaba un largo camino por recorrer advirtiendo que pasara lo que pasara, el 20 de junio de 2013 las parejas comenzarían a casarse ante notario o ante juez”.

Si bien la Fundación esperaba una definición concreta respecto al matrimonio en el sentido de que emitiera un sí o un no, la directora manifestó estar “muy complacida” puesto que la Corte al fin había decidido reconocer que las parejas homosexuales constituían familia además de que el artículo 42 no era ningún  impedimento para que el Congreso regulara en la materia.

No obstante al optimismo y la algarabía con el que fue recibida la determinación de la Corte, la activista no ocultó los temores de la comunidad LGBTI por la historia que ha habido en el Congreso, si bien expresó su confianza en que el Legislativo diera una discusión con altura, “si no obviamente que a partir del 20 de junio de 2013 nos estaremos casando”.

“Esperaba más pero creo que es un paso grandísimo”, agregó Sánchez visiblemente satisfecha.
 
LA DESICIÓN DE LA CORTE

De acuerdo con la sentencia C – 577 de 2011 se resolvió aceptar la expresión un hombre y una mujer contenida en el artículo 113 del Código Civil, si bien prefirió inhibirse para pronunciarse de fondo respecto a la expresión “de procrear” por ineptitud sustantiva de la demanda, así como en lo que tiene que ver con un pronunciamiento de fondo respecto a la expresión “de un hombre y una mujer” contenidos en la Ley 294 de 1996 y segundo de la Ley 1361 de 2009 al considerar que dichas normas establecen preceptos legales.

En este sentido, la Corte determinó hacer un llamado al Congreso de la República para que antes del 20 de junio de 2013 legisle de manera sistemática y organizada  sobre los derechos de las parejas del mismo sexo con la finalidad de eliminar el déficit de protección que según los términos de esta sentencia afecta a estas parejas.

No obstante, en caso tal que llegada la fecha antes enunciada el Congreso no hubiera expedido la legislación correspondiente, las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez competente a formalizar y solemnizar su vínculo contractual.

De acuerdo con el presidente del Alto Tribunal, Juan Carlos Henao, si bien la procreación constituye una facultad no es un elemento obligatorio en un matrimonio, y la unión que se celebra entre un hombre y una mujer no conlleva una prohibición a los derechos de los homosexuales y en particular a que exista un vínculo jurídico similar o idéntico al que tienen las parejas del mismo sexo.

“La Corte encuentra que las personas del mismo sexo constituyen familia”, puntualizó el magistrado a la par de explicar que las personas del mismo sexo pueden plenamente constituir unión marital de hecho, por lo que el Alto Tribunal consideró que existen ciertos aspectos que constituyen déficit de protección con orientación sexual diversa al contrastarse con el que tienen las parejas heterosexuales que se unen a través del matrimonio.

EFECTOS JURÍDICOS

Entre otros aspectos, la Corte destacó el que por ejemplo la expresión de voluntad debía generar efectos jurídicos inmediatos, así como que existieran obligaciones alimentarias una vez extinguido el vínculo, o que las obligaciones morales también se correspondieran con obligaciones jurídicas, entre otras.

Situación que demanda del Congreso el adelantar una “legislación integral, sistemática y ordenada” que se dirija a subsanar dichos aspectos deficitarios respecto al régimen de protección constitucional, de manera que se exhortó al Legislativo para que establezcan las normas que permitan a parejas del mismo sexo constituirse en familia eliminando todos aquellos motivos que dan lugar al déficit, de manera que establezca dentro del plazo previsto el nombre de la institución que se va a utilizar bajo el aspecto de matrimonio, unión civil o cualquier otra denominación.