Bogotá

publicidad
27 de octubre de 2011 • 08:41 • actualizado a las 08:57

Nuevo escándalo en caso de grafitero sacude a la Policía

La muerte de Diego Felipe Becerra se presentó el pasado 19 de agosto tras ser herido gravemente por un policía, luego de que fuera señalado de haber participado en un robo a una buseta en el norte de Bogotá.
Foto: Captura
 

La Fiscalía General de la Nación iniciará una investigación sobre el presunto secuestro y maltrato por miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá al joven Felipe, compañero del grafitero, David Felipe Becerra, quien fue asesinado por un patrullero de la institución el pasado 19 de agosto en el norte de la ciudad.

De acuerdo con Caracol Radio, el padrastro del grafitero, Gustavo Trevos, dijo que el amigo de su hijo, junto con su prima, fueron secuestrados por miembros de la Policía una semana después de la muerte del joven de 16 años. Al parecer los encerraron en una habitación de un CAI, los esposaron, maltrataron e interrogaron sobre lo ocurrido la noche en que Becerra perdió la vida.

“Dos agentes lo siguieron a la salida del Gimnasio Caipore, a las tres cuadras del gimnasio lo abordaron, lo hicieron subir a la patrulla, lo llevaron al CAI de Andes, lo tuvieron detenido en un cuarto, esposado, por tres horas, le estuvieron haciendo un interrogatorio sin una orden judicial, y en el interrogatorio le estuvieron preguntando que quiénes eran los compañeros que estaban ese día con Diego Felipe y en qué lugar vivíamos nosotros", reveló Trejos a Caracol Radio.

Asimismo, el padrastro del grafitero sostuvo que ya se habían acercado a la Fiscalía para denunciar el hecho. Allí les aseguraron que la investigación se llevaría a cabo para esclarecer los hechos sobre el presunto secuestro del menor, sin embargo esta nunca dio inicio hasta que Trevos interpuso la denuncia.

“Los casos estaban quietos, nosotros lo expusimos en una reunión con el director nacional de Fiscalías, y esperamos una semana, doce días, y como el caso no se movía, tuvimos que interponer una denuncia para que se hiciera la compulsa de copias”, agregó Trevos.

Cabe recordar que el pasado miércoles el ente acusador abrió una investigación en contra de 20 miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá, tras haber alterado, presuntamente, la escena en donde el grafitero fue asesinado.

La Fiscalía busca conocer si los policías, dentro de los cuales se encuentra el patrullero Wilmer Antonio Alarcón, quien disparó contra el menor, tuvieron acceso al cuerpo de Becerra y de esta manera esclarecer si participaron en una manipulación de pruebas.

En ese sentido, se abre la investigación en contra de un número indeterminado de policías, la cual conducirán fiscales seccionales y esto conllevará a llamados a interrogatorios e imputación de cargos.

Como es de público conocimiento, la muerte de Becerra se presentó el pasado 19 de agosto tras ser herido gravemente por un policía, luego de que fuera señalado de haber participado en un robo a una buseta en el norte de Bogotá.

El menor recibió dos disparos, uno en un hombro, y el otro, el cual le causó la muerte mientras era conducido a la Clínica Shaio, en la espalda.

Primeras versiones apuntan a que el joven y sus supuestos cómplices huyeron del lugar cuando las autoridades los asecharon. Posteriormente, durante un forcejeo entre Becerra y un policía, este último accionó su arma de dotación causándole la mortal herida.

Según los familiares del joven, lo único que el menor estaba haciendo era pintar grafitis con tres de sus amigos.

Sigue a Terra Noticias en tu móvil en m.terra.com.co

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias por tablet.terra.com.co

Terra